Porque todo lo que es nacido de Dios vence al mundo; y esta es la victoria que ha vencido al mundo, nuestra fe. 1 Juan 5:4

¿Qué Creemos?

Acerca de las Escrituras

Creemos que la Biblia es la Palabra escrita de Dios, contenida en los 66 libros que forman el Antiguo y el Nuevo Testamentos. La Biblia no contiene errores y es verdadera en todas aquellas cuestiones que afirma. La Biblia es nuestra única regla de fe y conducta (2 Timoteo 3:16-17; 2 Pedro 1:20-21; Salmo 119:105). Creemos que en el idioma ingles la mejor traducción es la versión de 1611 KJV (King James Version) y en el español la versión de Reina-Valera revisión de 1960. Ambas serán las únicas versiones utilizadas en los servicios y ministerios de esta iglesia.

Acerca de Dios

Creemos en un solo Dios eterno quien existe en tres Personas: Padre, Hijo y Espíritu Santo. Todas iguales en deidad, gloria, poder y atributos—Tres Personas, Un solo Dios. (Deuteronomio 6:4; Mateo 28:19; 2 Corintios 13:14; Juan 14:10, 26; Efesios 4:4-6).

Acerca de la Persona y obra de Jesucristo

  • Creemos en el Señor Jesucristo, el único eterno Hijo de Dios, Quien sin dejar de ser Dios se hizo hombre, nació de una virgen para rescatar al mundo de pecado (Isaías. 7:14; 9:16; Lucas 1:35; Juan 1:1-2, 14; 2 Corintios 5:19-21; Gálatas 4:4-5; Filipenses. 2:5-8). Creemos que el Señor Jesús pagó con Su muerte y Su sangre el castigo correspondiente a los pecados de todo el mundo, fue enterrado y tres días más tarde resucitó literal y físicamente demostrando que había pagado todo el precio y que había vencido a la muerte. (Hechos 2:18-26; Romanos 3:24-25; 1 Pedro. 2:24; Efesios 1:7; 1 Pedro 1:3-5; 1 Corintios 15).
  • Tras Su resurrección, habiendo sido visto por sus discípulos y numerosos otros testigos, ascendió corporalmente al cielo donde está sentado a la diestra del Padre donde está intercediendo por los creyentes hasta cuando regrese de nuevo a la tierra como prometió (Hechos 1:9-10; Hebreos 9:24; 7:25; Romanos 8:34; 1 Juan 2:1-2).

Acerca de la persona y obra del Espíritu Santo

  • Creemos en el Espiritu Santo como una de las tres Personas de la trinidad. Posee un ministerio único convenciendo al mundo de la diferencia entre Pecado y Justicia; y anunciando un Justo Juicio Venidero (Juan 16:8-11). Creemos que desde el Día de Pentecostés el Espíritu Santo habita en el interior de los creyentes instruyendo, dirigiendo, corrigiendo y ayudando en el caminar diario del Cristiano. (Romanos 8:9; 1 Corintios. 12:12-14; 2 Corintios 3:6; Efesios1:13-14).
  • Creemos que Dios otorga ciertos “regalos espirituales” a cada creyente en el momento de la conversión y solamente Él es soberano en la elección de dichos dones. Creemos que estos dones no son para la exaltación personal del individuo sino para el servicio y la edificación de otros dentro de la iglesia local (Romanos 12:3-8; 1 Corintios. 12:4-11, 28; Efesios 4:7-12; 1 Juan 2:20, 27).
  • Creemos que los llamados dones milagros o las señales del Espíritu (hablar en lenguas, sanaciones, profecías…) fueron dones dados específicamente a los primeros discípulos y creyentes para confirmar la autenticidad del mensajero y mensaje del evangelio cuando era proclamado. Creemos que una vez que las Sagradas Escrituras fueron completadas con el libro de Apocalipsis (66 libros en total) dichas señales milagrosas dejaron de ser necesarias y por tanto de existir. Esta verdad, sin embargo, no elimina o limita en ninguna forma el poder de Dios o su privilegio de responder a las oraciones de sus hijos en materia de salud (1Cor 1:22; 13:8; 14:21-22, 32-33).

Acerca de la condición Humana

Creemos que el hombre fue creado perfecto a la imagen y semejanza de Dios, pero que tras el pecado de Adán (Caída del Hombre) toda la raza humana ha heredado una naturaleza pecaminosa que nos separa de Dios y hace imposible alcanzar la salvación por medio de nuestras propias fuerzas o nuestras obras de justicia (Génesis 1:26-27; Romanos. 3:22-23; 5:12; 6:23; Efesios. 2:1-3; 4:17-19; Isaías 64:6).

Acerca de la Salvación

  • Creemos que la Salvación únicamente se obtiene mediante la fe en la muerte y la resurrección de Jesucristo. Creemos que la Salvación es un regalo que Dios ofrece a toda la humanidad por medio de Jesucristo. Este regalo debe ser individualmente recibido por medio de la fe (Juan 3:16; Romanos 5:1-2, 8; 6:23).
  • Creemos que una vez que alguien acepta el regalo de la Salvación que Dios ofrece, esa persona es salva para toda la eternidad. Dios no le “quita” este regalo a nadie, Dios no cambia de opinión o se arrepiente de sus acciones. (Juan 6:37-40; 10:27-30; Romanos 8:1, 38-39; 1 Corintios 1:4-8; 1 Pedro 1:4-5).

Acerca de la Iglesia

Creemos que una iglesia Bautista local está compuesta de creyentes bautizados asociados bajo una declaración de Fe y comunión en el Evangelio. Dicha iglesia existe como una entidad autónoma e independiente de cualquier control o autoridad externa (Hechos 13:1-4, 15:19-31, 20:28; Romanos 16:1, 4; 1 Corintios 3:9, 16; 5:4-7, 13; 1 Pedro 5:1-4).

Acerca de la Segunda Venida de Cristo

Creemos en el inminente regreso de nuestro Señor y Salvador Jesucristo. Creemos en el rapto de Su Iglesia de la Tierra, el cual precederá un periodo de Tribulación de siete años que terminarán con el regreso de Jesús de forma visible con Sus santos para establecer Su reino en la Tierra cumpliendo Su promesa a Israel (Salmo 89:3-4; Daniel 2:31-45; Zacarías 14:4-11; 1 Tesalonicenses 1:10, 4:13-18; Títo2:13; Apocalipsis 3:10; 19:11-26; 20:1-6).

Acerca de la Condición Eterna del Hombre

Creemos en la resurrección de todos los hombres, aquellos que han creído en Cristo para vida eterna en el cielo y aquellos que han rechazado a Cristo para juicio y castigo eterno en el infierno (Mateo 25:46; Juan5:28, 29; 11:25-26; Apocalipsis 20:5-6, 12-13).

Acerca del Gobierno Humano

Creemos que Dios ha establecido y creado toda autoridad en tres instituciones básicas: 1) el Hogar; 2) la Iglesia; y 3) el Estado. Cada persona está sujeta a estas autoridades, pero todas (incluidas las autoridades mismas) deberán responder ante Dios de acuerdo a su obediencia a Su Palabra. Dios ha dado a cada institución responsabilidades bíblicas específicas entendiendo que ninguna de estas instituciones tiene el derecho de sobreponerse a la otra. El hogar, la iglesia y el estado son igualmente soberanas en sus esferas bíblicas de responsabilidad asignadas por Dios (Romanos 13:1-7; Efesios. 5:22-24; Hebreos. 13:17; 1 Pedro. 2:13-14).

Acerca de Satanás

Creemos que Satanás es un ángel caído de su condición original. Es el autor del pecado, causante de la Caída del Hombre. Es el enemigo declarado de Dios y la humanidad. Será eternamente castigado junto con sus ángeles en el Lago de Fuego (Job 1:6-7; Isaías 14:12-17; Mateo 4:2-11; 25:41; Apocalipsis 20:10).

Acerca de las Misiones

Creemos que Dios ha dado a la Iglesia la Gran Comisión de proclamar las buenas nuevas de Jesucristo a todas las naciones para que escuchen, crean y sean salvos. Como embajadores de Jesucristo debemos usar todos los medios a nuestro alcance para alcanzar a otras naciones y no esperar a que ellas vengan a nosotros (Mateo 28:19-20; Marcos 16:15; Lucas 24:46-48; Juan 20:21; Hechos 1:8; 2 Corintios 5:20).